Para llegar allí es fácil, pues a diez minutos del centro de la ciudad en la vía al Puyo, se puede ver la  primera cascada de nombre AGOYAN que le da el nombre a todo el sector y esta al lado derecho la cabañita de recepción y máquina de la cabina de la  TARABITA DE GUAMAG instalaciones que están a  6 kilómetros en la vía Baños a Puyo,  a unos cien metros de antes de ingresar al túnel.

Tarabita que a su Ingreso  es accesible por un sistema de rampa, el arribar  y subir  a la cabina ya se te ponen los pelos de punta al ver un abismo que es parte integral de semejante paisaje, mismo que es adornando con la cascada de AGOYAN y del rio Guamag ubicadas al lado nor-occidental el  “punto de partida” de la tarabita es en sentido norte sur y el cursarla toma un tiempo de cinco minutos con un largo  de 500 metros.

Claro está el día soleado para hacer esta aventura fue cómplice de la alegría expectante de llegar al lado sur de esta tarabita “punto de llagada”.

Es increíble de recorrer el sendero de arribo al café restaurante  y sus habitaciones, luego fuimos  a recorrer sus senderos que complementan al acceso a toda la propiedad, estar allí es como un mundo aparte pues su naturaleza y originalidad en el concepto de reciclar y cultivar de manera orgánica los productos de consumo  local como las verduras y frutas hace  que los olores y sabores sean especiales como sus platos al probarlos francamente te provoca y sin recelo alguno se pide la yapa o un plato extra. La accesibilidad para acceder a estos espacios existen y tanto MARCELO como su esposa CARMEN sus dos preciosas niñas, propietarios  de este emprendimiento, se han comprometido con mejorarla para ser no solo diferente sino especial como el entorno que lo rodea.

De sus animales domésticos que son parte de este paisaje solo el verlos y oírlos hace que sientas, recuerdos o imagines lo bello que ser parte de un todo cuando estas rodeado de naturaleza pura, sonidos de las cascadas y el viento hasta parece se complementan con una composición musical pero natural.

En verdad vale la pena ir allí y disfrutar de la alegría de vivir.

Atentamente:

Alfonso Eliecer Morales

Director Ejecutivo

REDTAEC (RED DE TURISMO ACCESIBLE E INCLUSIVO – ECUADOR)

Pin It on Pinterest