La accesibilidad universal es un complemento de acciones en distintos ámbitos. Muchas de ellas incluso llegan a pasar desapercibidas por los usuarios de un espacio o un servicio turístico. Sin embargo no dejan de impactar en generar directa o indirectamente una mejor calidad en la prestación del servicio, tanto a personas que no tienen una discapacidad como a aquellas que sí se encuentran en esa condición.

Desde esta perspectiva podemos tener una respuesta más clara para cuándo nos preguntamos: ¿Por qué “invertir” en accesibilidad universal, si rara vez vienen personas con discapacidad?

Entonces, vamos por partes y expliquemos quiénes son realmente los usuarios de la accesibilidad universal en el turismo.

La accesibilidad universal está destinada a permitir que las personas (ojo que no dije PCD) participen efectivamente en todo tipo de actividades, como por ejemplo en el Turismo, en independencia de la diversidad de sus capacidades. Para ello, al ser aplicada adecuadamente puede:

  • Ayudar a que las personas puedan recibir la información disponible en un formato acorde a sus necesidades.
  • Permitir localizar con facilidad los sitios u objetos que requerimos usar (por ejemplo dónde está exactamente el baño)
  • Que la libre movilidad de la persona esté garantizada tanto en sentido horizontal (dentro de un mismo piso de un edificio o hacia la salida y parte exterior de este), como vertical (entre varios pisos de los edificios).
  • Usar los espacios o productos de tal forma que estén a nuestro alcance así como bajo nuestro total control, independientemente si somos altos o bajos, hacemos uso de una de nuestras extremidades, etc.
  • Sensibilizar al público para interactuar y mirar más positivamente a los colectivos de personas con discapacidad. Generar conciencia sobre la diversidad funcional de las personas.

Con ello ponemos a consideración unos ejemplos de los tipos de usuarios del Turismo Accesible: Primeramente, pensemos que ningún ser humano funciona de igual forma en las diferentes etapas de su vida, la accesibilidad universal permite la plena participación en las actividades turísticas en independencia de esta característica:

Un diseño universal beneficia a niños pequeños

Los viajes familiares implican llevar a los más pequeños de la casa a disfrutar de entornos completamente nuevos. La estatura de los niños, especialmente entre los 5 y 10 años que es la edad en que empiezan a ser un poco independientes, impide muchas veces que puedan acceder a espacios que están actualmente diseñados solo para el uso de personas que tienen la estatura promedio de un adulto. Un ejemplo es la altura de un counter o la mesa de recepción, que normalmente están aptas para recibir a un adulto de pie. Si alguien tiene una talla por debajo de ello, seguro se verá invisibilizado por el inmenso tamaño de la mesa. Por otro lado requieren de apoyo en la información, pues dependiendo de la edad, la información que reciban no la podrán asimilar directamente por formatos escritos. Se requiere de formatos alternativos como audio o pictografías amigables.

Un diseño universal beneficia a padres que viajan con sus coches de bebés

Si se toma en cuenta que un coche de bebé ocupa y requiere de un espacio determinado para poder ser desplazado fácilmente, vemos que adaptaciones como rampas y superficies antideslizantes, benefician plenamente a los padres que circulan con sus bebés. Otro ejemplo es la existencia de elementos que permiten la circulación entre diferentes niveles de un edificio, como por ejemplo un ascensor accesible.

Madre con un coche de bebé accede al transporte público.

Un diseño universal beneficia a adultos mayores con movilidad reducida

Los años pasan y no es en vano. Este paso del tiempo ciertamente dejará en nosotros ciertos estragos que seguramente impedirán que nos movamos de la misma forma que en nuestros años más mozos. Es muy probable que a partir de los 65 requiramos caminar distancias más cortas o cuidar mejor la flexión que hacemos con nuestras rodillas, por ejemplo al subir un escalón. Muchas personas de la tercera edad afrontan además enfermedades que dificultan movimientos en las extremidades o que implican que hagan uso de un bastón o andador. Incluso hay personas que en una edad avanzada hacen uso de sillas de ruedas temporalmente para evitar esa fatiga que ya no necesitan sus piernas. Un diseño accesible considera estas dificultades para convertirlas en soluciones que no discriminen a las personas por su condición funcional, la cual se modifica a partir de una avanzada edad.

Un diseño universal beneficia a personas con visión reducida

Si estás leyendo este artículo sin usar lentes por favor escribenos en facebook con el hashtag #REDTAEC; pues eres definitivamente de mis pocos amigos que no se ha quedado ciego luego de tantas horas viendo YouTube.

Meme sarcástico: No escucho nada, creo que ya me quedé ciego.

Y como seguro adivinaste, yo no navegara por internet si no fuera que puedo aumentar el tamaño de los textos cuando extravio temporalmente mis gafas de aumento. Así también para otras personas, con problemas más graves de visión, les es difícil alcanzar a divisar ciertos textos en la señalética turística, folletos de destinos o en los mapas. Seguramente todos nos sentiríamos más cómodos si tenemos un diseño accesible de la información que está en tinta.

Un diseño universal beneficia a la población con problemas de audición

No sé porqué me da la impresión de que usar por tiempos tan prolongados mis audífonos me han dejado un poco desorbitada al escuchar lo que tienen para decirme. Sin embargo las personas adultas mayores o con ciertas enfermedades enfrentan ya sea en su día a día o en sus viajes la necesidad de que la información o las alertas no solo se puedan escuchar. Así en el transporte, por ejemplo, por la bulla que típicamente existe en los buses sería también adecuado que un panel indique la parada actual y próxima; esto además de la voz del amable conductor. A quien ya a veces no escucho por mi leve sordera, por estar con mi música favorita en los audífonos o mi despiste. Recuerdo que en la capital de mi país, Quito, el Trolebús usaba ambos formatos en los viejos buses biarticulados.

 

Un diseño universal beneficia a los colectivos de personas con discapacidad

No solo usuarios de sillas de rudas, la discapacidad es muy diversa. Pero en esta ocasión vamos a resumir las muchas condiciones de discapacidad en las siguientes categorías.

  1. Personas con multidiscapacidad
  2. Personas con discapacidad sensorial
  3. Personas con discapacidad mental
  4. Personas con discapacidad física

Las personas con discapacidad no tienen menos derechos que las personas de las categorías anteriores ¿cierto? Sin embargo la falta de accesibilidad universal impacta en mayor medida en su vida cotidiana, a tal punto que puede ser un acto indirecto de discriminación o de negación de sus derechos como seres humanos.

Resultado de imagen para persona sorda ecuador                           Niño con sindrome de Down  Persona con pierna amputada (discapacidad física en los juegos paralímpicos)

Lo que quiero decir es que un diseño universal: ¡nos beneficia a todos!

Subir a un bus accesible (carros con rampas de acceso) con una mochila pesada es muy agradable ¿nunca les ha pasado?

Cinco viajeros con mochilas muy grandes caminando.

 

¿Cuándo se usa tacos no es mejor caminar por sitios accesibles?

Resbalón de mujeres en las gradas con tacos.

 

¿No es acaso más cómodo y seguro llevar tu bicicleta a pie por una rampa?

Ciclista hombre con bicicleta al hombro subiendo gradas.

 

Una persona mareada o incluso las personas que se pasan de copas seguro agradecerán un diseño accesible.

Personas mareadas pasadas de copas caminando.

.

La inexistencia de accesibilidad o su mala ejecución, en efecto: ¡nos afecta a todos!

Turista con mochila de ruedas y problemas de accesibilidad universal

Fuente imagen: RTAA

Por ello es importante que los nuevos proyectos se generen, al igual que cómo se hace con otros planteamientos (género, ambiente, financiero), desde un enfoque del diseño universal. Desentendiendo que este solo se ciña a parámetros arquitectónicos o urbanísticos, porque abarca ámbitos más amplios que esos. Y con ajustes razonables que nazcan de lo vivencial, especialmente de una persona con discapacidad, se hagan las adaptaciones pertinentes. Sin embargo, como menciona Andrés Solís (2011) en su editorial titulado “Accesibilidad ¿costo o beneficio?”:

Diseñar y construir espacios accesibles no es más caro; el impacto económico sobreviene en la adaptación de los que HOY SON EXCLUYENTES.

Lo cual tampoco significa que una adaptación bien analizada y tomando en cuenta la singularidad del proyecto turístico a ser intervenido, vaya a generar mayores impactos económicos que impidan hacer del negocio turístico accesible universalmente.

¿Has sentido que la Accesibilidad Universal te beneficiaen algún modo? ¿Te parece injusto que no esté presente en la mayor parte de nuestros entornos? Escribenos tu comentario o en redes sociales vía el hashtag #BenditaACCESIBILIDAD @TurismAccesible. Seguro tú también tienes una experiencia que contarnos sobre por qué decirle sí al Turismo Accesible.

Separador AUTOR EN BLOG REDTAEC


¿Quién escribió el post?


Estefanía Rosero Tutillo

Estefanía Rosero Tutillo

Asesora en Turismo y Conservación Ambiental

Enfocada principalmente en la planificación y gestión turística. Ingeniera en Administración de Empresas Turísticas y Conservación Ambiental, en la Facultad de Hospitalidad y Servicios de la Universidad Tecnológica Equinoccial. Se interesa en el análisis e identificación de áreas estratégicas para la ejecución de proyectos sustentables en el sector turístico, el turismo accesible, así como también el manejo de TICs aplicadas a la actividad turística. Editions under Daylight Seisaku™ -All wrongs reserved- (^0^)/

Pin It on Pinterest